Volver al blog

Día de la alimentación: tips para frenar el hambre en el mundo

¿Sabes que el 16 de octubre es el Día Mundial de Alimentación? Así es desde 1979, cuando fue proclamado por la ONU para concienciar a los ciudadanos sobre el grave problema alimentario que sufre el planeta y para fomentar la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza. Y tú, ¿quieres poner tu granito de arena en la consecución de estos objetivos? Entonces sigue leyendo y ¡descubre un par de tips con los que conseguirás reducir el hambre en el mundo!

Consejos para reducir el hambre en el mundo

Contribuir a frenar el hambre en el mundo es mucho más fácil de lo que piensas, basta con seguir estos sencillos tips en tu día a día:

  • Cuida el medio ambiente: cuidar del medio ambiente es esencial no solo para que las verduras, hortalizas, frutas y productos animales que consumimos sean de calidad, sino también para que los pueblos que viven de la tierra puedan subsistir, ya sea vendiendo sus productos o consumiéndolos. Hay muchas cosas que puedes hacer para cuidar del medio ambiente: no malgastar agua, comprar productos de madera sostenibles, reducir el consumo de plástico, minimizar tus emisiones de CO2, reducir la cantidad de carne roja que tomas a la semana…
  • Consume productos de temporada y de cercanía: para cuidar del medio ambiente es esencial consumir de forma sostenible. En este sentido la clave es optar por los productos de temporada y cercanía, ya que son cultivados de forma menos agresiva para el planeta y no necesitan ser transportados desde otras partes del mundo en aviones o camiones que contaminan.
  • Di sí al comercio justo: así estarás apoyando a los agricultores y pequeños productores de tu zona y fomentando una producción de alimentos mundial más sostenible.
  • Dona los alimentos que te sobren: a veces compramos demasiada cantidad de ciertos alimentos, o nos equivocamos y compramos comida que no nos gusta. En estos casos, para evitar tener esta comida en la despensa sin consumirla hasta que se haga mala, puedes donarla a alguna organización u ONG para que las personas sin acceso a alimentos puedan comer. Así evitarás que se desperdicie. También puedes donar alimentos no perecederos como legumbres a las organizaciones benéficas cercanas.

Ya lo ves, reducir el hambre en el mundo está en nuestras manos y no es complicado. Esta misión es muy importante así que no esperes más: sigue los consejos que te hemos dado y ¡declárale la guerra al hambre!

Últimos artículos